Qatar 2022 es el primer Mundial de Fútbol que tiene un país árabe como anfitrión. Esto probablemente, lo hace el más inédito en su historia. No obstante, lo más destacable, pese a su presentación como un referente moderno, es su régimen político. Una monarquía de corte absolutista que ha causado varias polémicas dejando el juego de pelota en un segundo plano.